Abuso sexual  a adolescentes



La adolescencia es la etapa más difícil de la vida, en la que más cambios hay (Físicos, emocionales, psíquicos).


La adolescencia duele, el cuerpo cambia tan rápido que el adolescente queda “torpe” choca con los muebles, rompe vasos sin querer, porque todavía no puede manejar ese nuevo cuerpo. Le cambia la voz, senos y caderas en las niñas, el deseo sexual. La búsqueda de su propia identidad, diferente a sus padres y a los demás. Rebeldías, discusiones, cambios y más cambios.


Los adultos tenemos la obligación de saberlo y cuidarlos. Lamentablemente hay adultos que se aprovechan de algunas vulnerabilidades, con poder económico y social, para llevar adelante abusos sexuales.


Vivimos en una sociedad machista, menos que antes, pero machista al fin. Dónde el poder y el dinero son sobrevalorados, esto no quiere decir que tener dinero y poder, per se, sea malo; como todo lo malo, es el mal uso, cuando perjudico a otros.



No se trata de responsabilizar a las familias de los adolescentes, hay cosas que se van de las manos, no siempre hay negligencia, ni abuso intrafamiliar, que también hay; sino que a veces no hay contención afectiva, hay padres ausentes, tal vez por trabajo; y es difícil saber las conexiones en las redes sociales de los adolescentes.


No hay que olvidar que para los adolescentes, son muy importantes sus pares, no sus padres.

Entre tantos cambios, situaciones vividas, o percibidas de manera incorrecta, hay vulnerabilidad. Aprovechada por adultos que lastiman.


Estos abusos sexuales, no son cosas pasajeras, dejan marcas en el psiquismo. Luego se ven los síntomas, pero las víctimas no logran unirlos en el mismo hilo conductor. Problemas en lo social, familiar, laboral. Dificultades para dormir, pensamientos recurrentes. Pueden pasar muchos años, y la persona se ve afectada.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square